Consejos Terapéuticos

¿Té o café después de comer?

te-o-cafe-despues-de-comer-150x150

Es la pregunta de siempre, qué es lo más sano el té o el café, una vez más tenemos que decir que lo mejor es la fruta, pero que el té o el café, aunque parezca lo contrario, pueden llegar a ser altamente perjudiciales para nuestra nutrición.

No pretendemos alarmar a la gente, sólo advertirles que al tomar cualquiera de la dos bebidas estamos aumentando el nivel de polifenoles que vienen a impedir la absorción de hierro por parte del cuerpo. Para tomar café lo mejor es esperar unas dos horas.

En el caso de tener que escoger entre las dos bebidas deberíamos beber té. Esta infusión nos facilita la digestión y nos impide que tomemos algo dulce que nos aportaría más calorías. Además aporta antioxidantes que nos favorecen en la renovación celular.

Por lo tanto, es importante tomar estas bebidas pero hacerlo dos horas después de comer para beneficiarnos al máximo de los polifenoles y de los antioxidantes. Sí es conveniente recordar que es bueno lavarse los dientes tras beberlas ya que, a la larga, pueden llegar a mancharnos los dientes en gran medida. Controlar también los niveles de cafeína y teína es altamente positivo para evitar problemas con la tensión arterial. Ya sabéis, el café o el té siempre a las 6.

 

  • Trfff

    Tomar café puede ser muy saludable
    Recientes investigaciones resaltan sus efectos beneficiosos

    Se estima que cerca del 90% de los adultos occidentales cosumen cafeína. Si bien ha habido muchas especulaciones y estudios que pretendieron demostrar los efectos nocivos de la sustancia para el organismo, desde hace algunos años se vienen acumulando evidencias acerca de sus efectos beneficiosos para la salud. Una declaración del Consejo de la Asociación Médica Estadounidense sobre Asuntos Científicos afirmó que los “bebedores moderados de té o café probablemente no tienen que preocuparse por su salud en relación con el consumo de cafeína, con tal de que otros hábitos de su estilos de vida sean también moderados”. Por ejemplo, un café después de comer facilita la digestión ya que la cafeína estimula la secreción de saliva y de jugos gástricos. Además, de acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard, los adultos que beben dos o tres tazas al día tienen un 40% menos de posibilidades de sufrir de cálculos biliares. Al parecer, los tomadores de café también tienen menos probabilidades de padecer enfermedad de Parkinson y diabetes tipo 2. Si bien no se ha podido confirmar con certeza científica, hay resultados preliminares que apoyan el papel positivo de la cafeína en el combate de la enfermedad de Alzheimer, así como su posible rol protector contra el riesgo de suicidio gracias a sus efectos antidepresivos.
    Fuente:http://www.elpais.com.uy/08/12