Grasas

Aceite de Canola

edible oil

Muy ” de moda” y recomendado últimamente, lo cierto es que el aceite de canola tiene bien ganados todos los elogios que puedas escuchar sobre él y vale la pena incorporarlo a nuestra dieta.

Todo es ganancia: buen sabor, aroma y excelentes beneficios para la salud. Esta sí que es una grasa “de las buenas” a la que vale la pena conocer un poco mejor.

¿De dónde se obtiene?

El aceite de canola proviene de las semillas de la planta de canola. Una vez cosechadas, las semillas de canola se trituran y el aceite contenido en la semilla se extrae.

El aceite de canola es saludable para el corazón. Tiene menos grasa saturada respecto a cualquier aceite de cocina común, de hecho, tiene menos de la mitad de la grasa saturada en relación al aceite de oliva o al de soja.

Uso del aceite de canola

El aceite de canola es ideal para cualquier tipo de cocción. Desde aderezos para saltear, hasta simplemente usarlo para ensaladas frescas (personalmente es el uso que más le doy). El aceite de canola tiene un sabor neutro y textura ligera lo que le convierte en un gran partido para casi todo.

Además, su alta tolerancia al calor significa que puede utilizarse este aceite de canola para cualquier cosa:  desde cocción para revolver, hasta para freír e incluso para asar a la parrilla. ¿Quieres un ejemplo? te invito a probar esta riquísima receta de pasta con salmón.

El aceite de canola se utiliza en todo el mundo. De hecho, es el número uno entre las preferencias de consumo de aceite vegetal en Canadá y Japón, mientras que es el número dos en España, México y Estados Unidos. En general, es el tercer aceite más consumido en el mundo vegetal ya que a pesar de sus bondades, no logra quitarle el cetro a nuestro querido “oro líquido” es decir el aceite de oliva…