Consejos Terapéuticos

¿Existe la adicción a la comida basura?

Concept food pyramid of unhealthy food groups

La comida basura, como las hamburguesas, las pizzas, las patatas fritas y los postres industriales, puede provocar adicción. Hoy veremos las causas y seremos conscientes de la importancia de restringir al máximo su consumo con el objetivo de mantenernos sanos.

Es curioso que tomemos este tipo de comida, aunque sepamos que no nos aporta nada bueno, sino todo lo contrario: colesterol, grasas perjudiciales y azúcares innecesarios.

¿Por qué produce adicción la comida basura?

La revista “Nature Neuroscience” afirma que detrás de ese gusto por los alimentos hipercalóricos se puede dar un placer adictivo, es decir, cuando ingerimos comida basura en el cerebro se desencadenan respuestas parecidas a la adicción producida por drogas como la cocaína y el tabaco.

El  problema radica en que una vez que empezamos a consumir esta comida cada día que pasa necesitamos una cantidad mayor para que aparezca la sensación placentera, por ello se comienza a comer de forma compulsiva y frecuente.

Una dieta sana debe ser rica en nutrientes y con las calorías que cada uno necesita según su actividad y características individuales. Por su parte la comida basura rompe estos esquemas, ya que además de contener gran cantidad de calorías no nos aporta los nutrientes esenciales, que suelen encontrarse en productos sin procesar y naturales.

Niños y comida basura

Es importante por tanto que estos alimentos se consuman de forma muy ocasional y que eduquemos a los niños para que valoren y consuman alimentos de la dieta mediterránea, la más sana del mundo, y que promueve la ingesta de aceite de oliva, fruta, verdura, pescado y legumbres.

Las mujeres embarazadas y que están dando de mamar deben evitar especialmente la comida basura, ya que se ha demostrado que los niños se acostumbran a comer los alimentos que su madre tomaba durante el embarazo y la lactancia. Si un bebé se acostumbra al exceso de grasas y azúcares contenidos en la comida basura que su madre toma, con el tiempo necesitará tomar más y más cantidad para conseguir la sensación de bienestar a la que está acostumbrado, por lo que en el futuro probablemente desarrollará problemas metabólicos y cardiovasculares, así como obesidad.