Trastorno Alimenticios

Adicción a los alimentos dulces

Depositphotos_5451959_l

Ciertas personas sienten una atracción irresistible hacia los alimentos de sabor dulce, incluso pueden tomarlos a escondidas porque saben que no son sanos y menos tomados en exceso.

Para controlar las ganas de comer algo dulce lo mejor es no comprarlos, el hecho de tenerlos en casa hará casi imposible que podamos resistirnos a probarlos. En caso de apetecernos comer algo dulce podemos tomar dos cuadraditos de chocolate puro, siempre despacio y saboreándolo, o algún alimento como un yogur o una pieza de fruta.

Es fundamental hacer cinco comidas al día y tomar alimentos ricos en fibra para que nos sintamos saciados, ya que si no nos apetecerá tomar constantemente algo dulce.

A la hora de ver la tele o estar frente al ordenador no debemos tener dulces o chucherías cerca porque no seremos conscientes de la cantidad que ingerimos.

Asimismo, mucha gente toma un exceso de alimentos dulces como el chocolate para calmar la ansiedad, ya que se ha comprobado que aumenta el nivel de serotonina en el cerebro y nos hace sentir mejor. En este caso lo mejor es vencer las ganas de comer chocolate saliendo a caminar a buen paso, lo que también mejorará nuestro ánimo y es más saludable que un atracón de dulce. Hay personas que incluso se levantan a media noche a comer productos dulces, algo totalmente desaconsejable y que suele estar asociado también a estados de ansiedad.

Para reducir la ingesta de estos productos lo mejor es no tomar bebidas azucaradas e ir poco a poco disminuyendo la cantidad de dulces, por lo que el cuerpo se irá habituando a no tomarlo. En las casas donde hay niños debemos darles otros alimentos como la fruta, también de sabor dulce pero mucho más sana, ya que aporta vitaminas, minerales y fibra.