Grasas

Adiós a las aceiteras rellenables

Oilcan

Hace unos meses el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto por el que prohíbe las aceiteras rellenables y determina el etiquetaje obligatorio de los envases de aceite en hostelería, restauración y catering.

De hecho, este próximo 28 de febrero será el último día de las aceiteras rellenables. A partir de esa fecha los aceites que estén a disposición del consumidor en los bares y restaurantes tendrán que presentarse en envases etiquetados, estar provistos de un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización y disponer de una protección que impida rellenarlo de nuevo una vez agotado su contenido original. Así pues, a partir del 1 de marzo las tostadas y las ensaladas las aderezaremos con aceite de uso individual, ya que desaparecerán las tradicionales aceiteras rellenables.

El Real Decreto permite utilizar las existencias de productos como el aceite de oliva y de orujo de oliva adquiridos antes de la entrada en vigor de la nueva norma, por lo que podremos  ver aceiteras rellenables hasta el 28 de febrero.

Qué se pretende

Con este Real Decreto se pretende establecer una serie de medidas para mejorar la competitividad del sector. Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, lo que se busca es avanzar en la garantía de la calidad y autenticidad de los aceites puestos a disposición del consumidor y mejorar la imagen del producto, sobre todo las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas protegidas, así como las marcas productoras.

En cuanto al consumidor, el objetivo es que tenga toda la información sobre las características del aceite puesto a su disposición.

España es el mayor productor de aceite de oliva en el mundo, de gran calidad y muy valorado por los extranjeros, por lo que se pretende además que cuando nos visiten encuentren un producto de calidad y perfectamente presentado, lo que puede contribuir a que aumenten las exportaciones de este sano producto.