Consejos Terapéuticos

Agua de coco, una fuente de salud

¿Alguna vez has probado el agua de coco? Más conocida habitualmente como “agüita” de coco, esta bebida en general asociada con el ambiente caribeño y la total distensión en vacaciones, es en realidad -como dice el título- una verdadera fuente de salud.

Beneficios

No son pocos los estudios que han demostrado que el consumo de agua de coco puede ayudar a regular la función intestinal, a la vez que promueve una amplia variedad de beneficios de mayor o menor dimensión para la salud, como por ejemplo una tez más clara.

El agua de coco, además de otros  importantes componentes,  también contiene monolaurina que actúa como un monoglicérido antiviral que tiene la capacidad de matar a una amplia variedad de virus y bacterias en el cuerpo.

Pero hay más: ¿me creerías si te digo que el agua de coco es una bebida deportiva natural? Pues sí, desde el momento que es capaz de proporcionar 15 veces los electrolitos que la mayoría de las bebidas deportivas, el agua de coco promueve la hidratación, estimulando el plasma que contribuye a 55% de la sangre humana.

Componentes

Además contiene calcio y sirve como aporte nutritivo libre de colesterol después de un entrenamiento. El agua de coco tiene menos calorías y sodio que la mayoría de los refrescos o jugos.

Además, el agua de coco es rica en potasio y si se consume con regularidad puede reducir significativamente el riesgo de hipertensión.

Hagamos una reseña de los beneficios para la salud; si bebes agua de coco con regularidad, ésta es capaz de:

  • Naturalmente, estimular el sistema inmunológico
  • Mejorar la salud intestinal
  • Aumentar el metabolismo de la pérdida de peso
  • Promover equilibrio del pH del cuerpo
  • Desintoxicar y luchar contra los virus
  • Detener la fatiga
  • Ayudar a prevenir la hipertensión
  • Controlar de la diabetes
  • Ayudar en la circulación
  • Reducir el riesgo de cáncer
  • Tratar los cálculos renales
  • Aliviar el dolor de estómago y vómitos

No dejes de probarla.