Consejos Terapéuticos

¿Agua o bebidas energizantes?

Drinking water

Todos nuestros desvelos, consejos, preocupaciones siempre tienen que ver con  ayudarte a disfrutar sanamente de tu vida y -por supuesto- de la de tu familia. La mayoría de las veces, nuestros consejos pasan por ciertos tipos de alimentos  tales como  frutas y vegetales que consumes habitualmente.

Hoy he pensado en variar un poco, irnos hacia un tema no menos importante: la respuesta a una duda que se plantean personas de todas las edades, en especial madres y padres de adolescentes que tienen fascinación por las llamadas bebidas energizantes, que están tan “de moda“.

Beber agua

En toda circunstancia, edad y momento, es bienvenido aprovisionarse de “combustible” con agua fresca y en condiciones de ser bebida. El cuerpo necesita agua para sostener su ritmo metabólico (mama de ruta de todos los procesos) y llegado el caso incrementarlo. Si estás ligeramente deshidratado, lo primero que sucederá es que tu metabolismo se ralentice.

Si te preocupa el tema de las calorías en especial, recientemente un estudio demostró que los adultos que bebían ocho o más vasos de agua al día queman más calorías que las que bebían cuatro. Para mantenerte hidratado, bebe un vaso de agua o bebidas sin azúcar antes de cada comida y merienda. Además, suma comiendo frutas y verduras frescas, que están llenos de líquido, en lugar snacks no tan sanos.

Bebidas energéticas

Algunos ingredientes de las bebidas energéticas puede dar a su metabolismo un alza interesante. Están llenas de cafeína, que aumenta la cantidad de energía que tu cuerpo utiliza. A veces tienen taurina, un aminoácido. La taurina puede acelerar tu metabolismo y puede ayudar a quemar grasa. Pero el uso indiscriminado de estas bebidas puede causar problemas como presión arterial alta, ansiedad y problemas de sueño para algunas personas. En el caso de niños soy enfática: no los recomiendo para los ellos bajo ningún concepto.

¿Mi respuesta a la pregunta del título? Agua, sin dudas, pero no deja de ser una opinión personal.