Lacteos

Alergia a la leche consejos y precauciones

Alergia a la leche consejos y precauciones a tomar

Alergia a la leche consejos y precauciones a tomar. Tal como aseverábamos en un post anterior, lo primero es diferenciar: alergia a la leche no es lo mismo que intorlerancia a la lactosa. Es necesario recurrir al diagnóstico de un profesional para tener la certeza de padecer este tipo de alergia. Si así fuera, la pregunta que nos hacemos de inmediato es…  ¿qué puedo hacer si tengo alergia a la leche?

* Planificar con anticipación. Piensa qué harías si por accidente tú comes o bebes un alimento que contiene leche. Tu médico podría llegar a recetarte  un medicamento específico (cuyo nombre comercial es variado dependiendo del país en que estés) que contiene una sustancia llamada epinefrina, capaz de prevenir los síntomas de una reacción de anafilaxia y darte tiempo para llegar al hospital. Conversa con tu médico y sin necesidad de realizar un curso específico sobre tratamiento de alergias, podrás lidiar contra cualquier contratiempo que se presente y probablemente este medicamento deba viajar siempre contigo para estar precavido.

* Consulta con una nutricionista. Una nutricionista puede ayudarte a encontrar muchos alimentos libres de leche que te darán la nutrición que necesitas para mantenerte saludable.

* Ten cuidado cuando comes afuera. Dile a tu mesero (a) que eres alérgico a la leche y pregunta siempre por los ingredientes del alimento que vayas a pedir del menú antes de ordenarlo.

* Lleva tu propia comida. Si vas a ser invitado a la casa de alguien lleva tus propios alimentos en caso de que no puedas comer lo que tienen preparado.

* Lee siempre las etiquetas de los alimentos y mantente al día con los nuevos productos envasados y alimentos que salen a la venta. De vez en cuando los fabricantes cambian las etiquetas de los alimentos; aunque consumas un producto todo el tiempo, recuerda que los ingredientes podrían cambiar.

* Presta atención especial a los alimentos con etiquetas que tengan escritas las palabras Parve ó Pareve. Bajo la ley Judía, estás palabras significan que el producto está libre de leche y carne. Sin embargo, una etiqueta Pareve, aún puede tener una pequeña cantidad de leche. No debes confiar en ese alimento con la etiqueta Pareve cuando compres alimentos libres de leche.