Consejos Terapéuticos

Alergia a la sandía

woman looks at a red water-melon

Basándose meramente en criterios estéticos, hay quienes definen a las sandías como un fruto o feo pero interesante . Lo cierto es que la sandía es una fruta hidratante que se transforma en un aperitivo refrescante durante el verano y principios del otoño. Si es tu caso que tienes ciertas alergias, sin embargo, puedes ser susceptible a desarrollar una alergia a la sandía.

Fundamentos científicos

La alergia sandía se asocia a menudo con el polen de ambrosía. De hecho, recientes estudios revelan que  aproximadamente el 50 por ciento de las personas que tienen alergia a la sandía también son alérgicas a la ambrosía.

Los tres alergenos de la sandía que causan reacciones incluyen profilina, malato deshidrogenasa y triosa fosfato isomerasa. En otros casos, la alergia es consecuencia del síndrome de alergia oral que se trata de una alergia al polen, tal como la de la ambrosía.

Síntomas de la alergia a la sandía

En la mayoría de los casos, esta alergia afecta principalmente a la boca y la garganta. Si tienes alergia a la sandía, comer la fruta puede causar que la garganta y la boca se hinchen y te pican. La lengua también puede hincharse en respuesta al alergeno. Las reacciones graves son raras, pero pueden causar grave inflamación de garganta acompañada de falta de aliento. Los síntomas de la alergia a la sandía se produce inmediatamente.

Diagnóstico

Será un alergista quien puede determinar con certeza si eres es alérgico a la sandía. La prueba se lleva a cabo mediante una prueba de punción cutánea: la  piel se pincha con un tubo que contiene un extracto de sandía.

Si la piel reacciona a la extracción, a continuación, el diagnóstico positivo es contundente: eres alérgico a la sandía. Las reacciones son en la forma de una protuberancia roja que puede crecer de tamaño en cuestión de minutos. Su alergista probablemente recomendará también pruebas para verificar alergias al polen y otros elementos afines, con el fin de descartar otros tipos de alergias.

Solución

Las alergias al polen y la sandía se pueden tratar con antihistamínicos, que bloquean los alergenos de causar ningún síntoma.Pero quizá la mejor solución es prevenir su consumo, sin dudas.