Trastorno Alimenticios

Alergias y mareos

headache

El mareo asociado con las alergias alimenticias, son un trastorno muy difundido y complejo si no se toman medidas para prevenirlo y en definitiva evitarlo. El mundo de hoy nos exige estar con mente despejada y al máximo de nuestras capacidades en nuestros trabajos y desempeños diarios.

Un mareo inesperado no sólo puede ser molesto sino incluso muy peligroso, por ejemplo si estás conduciendo tu coche.  Nuestro punto, por supuesto, está enfocado a los mareos asociados con alergias a los alimentos, en cuyo caso el primer reto es identificar los alérgenos, o como mínimo los alimentos que los contienen.

¿Qué es un alérgeno?

Explicado en palabras sencillas, un alérgeno es el agente presente en un alimento, que produce una reacción de hipersensibilidad cuando entra en contacto con un sujeto susceptible, cuyo organismo lo reconoce como una sustancia extraña y reacciona a veces en forma increíblemente rápida y compleja.

Las reacciones van desde simples comezones, hasta mucosidades sostenidas e incluso hinchazones muy peligrosas que pueden dificultad movimientos y respiración y desde luego, mareos.

Cuando se analiza la historia clínica de la persona y se determina cuáles son los alimentos portadores de esos alérgenos, los productos en cuestión deben evitarse por completo.  El reto es aprender cómo modificar tus patrones de conducta  alimenticia. No es sencillo ni rápido en ocasiones descubrir cuál alimento es el responsable del problema y la mayoría de las veces el diagnóstico se basa en un proceso de ensayo y error donde médico y paciente (dado que hablamos de un problema muy personalizado) se toman su tiempo para hacer esta investigación.

¿Por qué los mareos?

Varias alergias alimenticias (y otras) tiene mareos como uno de sus síntomas. La conexión principal entre las alergias y mareos es que muchas enfermedades afectan a los oídos y a la trompa de Eustaquio en su interior, lo cual es importante para ayudar al cuerpo a mantener el equilibrio. El mareo también puede ser el resultado de que el cuerpo trabaja “horas extras” para protegerse de los alérgenos.