Consejos Terapéuticos

Algarroba: sustituto del chocolate sin culpas

The Carob (Ceratonia siliqua)

¿Sabías que puedes consumir un excelente sustituto del chocolate sin todas sus calorías y sustancias que tal vez no tengas permitidas? Pues así es. Obviamente, no será lo mismo, pero la algarroba funciona de maravillas para cumplir dicho cometido. De esta planta, que incluso es mencionada en la Biblia, se extrae una harina que es excelente para realizar algo similar al chocolate, pero mucho más sano.

La cuestión es así. De las semillas de la algarroba (ver imagen) se refina una harina, cuyo resultado final se asemeja bastante al cacao. Incluso es ideal para todas aquellas personas que no pueden consumir azúcar, tal el caso de los diabéticos, ya que tiene un sabor dulce por propia naturaleza del fruto. Además, no es necesario que se fermente para conseguir buen sabor.

Entre las propiedades que tiene la algarroba podemos encontrarnos con que es bastante rica en vitamina A y también en calcio, aunque también tiene contenidos minerales de la mano del magnesio, el hierro y el potasio. Obviamente, tiene azúcares naturales, que son las que le confieren ese dulzor tan particular.

A la hora de emplear la algarroba, debes tener en cuenta que generalmente tres cucharadas de la harina equivalen a una barra de chocolate, aproximadamente. Por eso mismo, dirígete a una herboristería y decídete por un poco de algarroba si hasta ahora el chocolate era algo prohibido en tu vida.