Consejos Terapéuticos

Alimentos de temporada

Alimentos de temporada

Una y otra vez, nos advierten (en esta época del año) acerca de los peligros del frío y en qué medida hemos de prepararnos para batallar con él, no sólo en cuestiones prácticas de nuestro hogar como sistemas de calefacción etc., sino en lo que respecta a nuestra salud y en elegir alimentos fortificados y adecuados para este fin.

La sabiduría de la naturaleza

Cada estación del año, forma por sí misma y nos brinda lo que podríamos llamar el “telón de fondo” natural para comer. Créeme: todos los alimentos más saludables del mundo son estacionales.

Imagina un huerto en pleno invierno. Ahora imagina ese mismo jardín en un día soleado de verano. ¡Qué diferentes son las cosas durante estas dos estaciones del año! Para los ecologistas, las estaciones se consideran una fuente de diversidad natural. Los cambios en las condiciones de crecimiento de la primavera hasta el verano o el otoño a invierno se consideran esenciales para el equilibrio de los recursos del planeta y sus formas de vida.

Impacto en la alimentación

Desde nuestro enfoque específico de la alimentación, hoy por hoy la tecnología de la alimentación y conservación de alimentos, hace que sea muy fácil para nosotros olvidar cuáles son los alimentos de temporada cuando comemos. Piensa en el tomate, un fruto de increíble frescura y sabor de verano: lo cierto es que disponemos de él todo el año en las tiendas.

¿Pero es igual su valor nutricional si lo consumimos fresco en temporada que en invierno cuando ha sido conservado? Creo que no… Fíjate en este ejemplo: un estudio de investigación realizado en 1997 por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en Londres, Inglaterra, encontró diferencias significativas en el contenido de nutrientes de la leche pasteurizada en verano que en invierno. El yodo fue mayor en el invierno, beta-caroteno fue mayor en el verano.

¿Sabes la razón? Se descubrió que estas diferencias en la composición de la leche se deben principalmente a las diferencias en la dieta de las vacas. Con los alimentos  conservados en invierno en relación a las plantas frescas en el verano, las vacas terminan  produciendo leche nutricionalmente diferente durante las dos temporadas.

Del mismo modo, investigadores en Japón hallaron tres veces las diferencias en el contenido de vitamina C de espinacas cosechadas en verano que en invierno.

Las conclusiones, las dejo por tu cuenta…

  • Pingback: Diez mil raciones de comida diaria en un crucero | Blog Cruceros