Consejos Terapéuticos

Alimentos para vencer el cansancio tras las vacaciones

Food collection isolated on white background

Ya hemos vuelto de las vacaciones y tanto los adultos como los niños podemos sentirnos con poca energía para afrontar el regreso a la rutina diaria. Una alimentación adecuada durante estos días nos ayudará a sentirnos más fuertes física y mentalmente. La dieta mediterránea es la más completa y saludable, por ello, y no sólo para vencer el cansancio, debemos desechar todos aquellos alimentos industriales y la comida rápida. No nos olvidemos de beber al menos un litro y medio de agua al día, ya que si el cuerpo no está lo suficientemente hidratado el metabolismo funcionará más lento y nos sentiremos más cansados y de mal humor.

Hidratos de carbono y proteínas contra el cansancio

Los hidratos de carbono son fundamentales, ya que nos aportan toda la energía que necesitamos y aumentan la cantidad de serotonina en el organismo, por lo que mejoran el estado de ánimo. Debemos consumir hidratos de carbono saludables como pan, cereales, patatas y arroz, eso sí, en su justa medida para que no ganemos peso. Los dulces por su parte, aunque también son hidratos de carbono, se absorben rápidamente, produciendo picos de azúcar que nos afectan de forma negativa, por lo que sentiremos cansancio y mal humor.

En cuanto a las proteínas de origen animal, podemos optar por pescado, huevos y lácteos, preferiblemente desnatados, así como por carnes magras de cerdo, ternera, pollo y pavo, que contienen tirosina, un aminoácido que nos ayuda a estar más atentos y concentrados. También son fundamentales las proteínas vegetales contenidas en las legumbres y los frutos secos. De hecho las nueces contienen selenio que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo.

Frutas y verduras

Debemos tomar fibra, la cual está presente en frutas, verduras, legumbres y alimentos integrales. La fibra ralentiza la digestión y proporciona un suministro de energía constante a lo largo del día.

Cabe destacar que las verduras de hoja verde contienen folato, una vitamina que parece que previene la depresión y que también se encuentra en el brécol, las coles de Bruselas, los frutos secos y los cítricos.