Consejos Terapéuticos

Alimentos para un buen desayuno

toast

Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo. Esta frase describe perfectamente la importancia del desayuno, ya que es la primera comida del día y la que más energía debe aportarnos.

Consejos

Muchos de nosotros vamos con prisas por las mañanas y casi no desayunamos, lo cual tiene efectos negativos a la hora de realizar tareas físicas y mentales. Incluso muchos niños acuden al colegio sin desayunar, afectándoles a su rendimiento escolar.

Además, en diferentes estudios se ha demostrado que las personas que no desayunan tienen mayor probabilidad de sufrir sobrepeso y obesidad frente a las que sí toman un desayuno sano y completo. Esto se debe a que el metabolismo se ralentiza y por tanto el cuerpo retiene calorías y engordamos más.

Alimentos aconsejables en el desayuno

Lo ideal es tomar un lácteo, ya sea leche o un yogur, para obtener calcio que refuerce nuestros huesos. Podemos prepararnos té o café con leche, y los más pequeños pueden tomar la leche acompañada de un poco de cacao en polvo.

Los adultos nos decantaremos por pan, a ser posible integral, para prepararnos unas tostadas con aceite de oliva y algún alimento proteico no muy calórico, como por ejemplo pavo, jamón o queso fresco. El pan aporta hidratos de carbono complejos muy beneficiosos que nos sacian por más tiempo.

En todo caso debemos evitar los cereales azucarados, los dulces, los bizcochos, las magdalenas y las galletas, ya que contienen hidratos de carbono simples que engordan y elevan el colesterol y la glucosa en la sangre, y que además no nos aportan todos los nutrientes necesarios. Tampoco debemos tomar zumos envasados, apenas contienen fruta y sí un exceso de azúcares innecesarios.

Lo ideal es prepararnos nuestros propios zumos o tomar alguna pieza de fruta después de las tostadas. Si ya estamos saciados podemos llevarnos la fruta o unos pocos frutos secos, preferiblemente nueces o almendras, nunca cacahuetes por su contenido en grasas saturadas, para tomarlos a media mañana, lo cual evitará que lleguemos con un exceso de hambre a la comida del mediodía.