Consejos Terapéuticos

Alimentos que se suelen comer calientes… y fríos en verano

Group of beans and lentils

Ahora que empieza a hacer calor muchos dejamos de cocinar platos tradicionales, como caldos, legumbres y cremas. De todas formas podemos adaptar dichos alimentos a esta época para beneficiarnos de sus nutrientes.

En algunas zonas como Andalucía donde hace bastante calor es frecuente que se tomen a diario platos ricos y saludables como el salmorejo, el gazpacho y el ajoblanco.  De hecho podemos hacer las mismas cremas de verduras que en invierno y meterlas en la nevera para tomarlas muy fresquitas. Entre las cremas más ricas para tomar en frío se encuentran la de calabacín, pepino, guisantes, puerros o melón.

En cuanto a las legumbres, en lugar de tomarlas calientes, podemos hacer un humus de garbanzos, un tentempié muy sano. También podemos hacer una ensalada utilizando garbanzos y pollo, aliñada con aceite de oliva. Con las judías blancas es posible hacer una ensalada si le añadimos pimiento, queso fresco y un poco de jamón. Las lentejas frías también tienen muchas posibilidades si le ponemos un poco de pollo, zanahoria, lechuga y manzana.

Por otra parte podemos preparar diferentes pasteles de pescado para tomar fríos utilizando merluza, atún o salmón y algunas verduras y hortalizas como los espárragos blancos, las patatas, la lechuga o el tomate. Este tipo de comida gusta a los niños y además podemos dejarlos preparados con antelación.

En cuanto a las carnes, lo mejor es trocear pollo que nos haya sobrado y mezclarlo con diferentes lechugas, queso poco graso, manzana, tomate y cualquier otra verdura que nos guste. Si le añadimos unas patatas también frías tendremos un plato único muy nutritivo.

Y otra opción es preparar pasta y arroz fríos utilizando aceitunas, atún, gambas, tomate fresco o lo que se nos ocurra. Estos platos son muy nutritivos y son perfectos para toda la familia.