Verduras

Añade cebolla a tus platos

Depositphotos_2934768_xs

La cebolla es una verdura muy nutritiva con una gran cantidad de propiedades, ya que es rica en minerales y oligoelementos como calcio, magnesio, hierro, fósforo, azufre, potasio… Además también contiene vitaminas A, B, C y E.

Ideal en la cocina

La cebolla se utiliza desde siempre en la dieta mediterránea, la más recomendada por los especialistas en nutrición. Al tratarse de un alimento muy jugoso la podemos cocinar con poco aceite. Se puede tomar cruda en la ensalada, como sofrito, al horno, hervida, frita o incluso rebozada.

Debemos escoger aquellas cebollas que tengan la piel en perfecto estado y el bulbo firme, evitando las que posean brotes. Debemos conservarlas fuera de la nevera, mejor en un sitio que esté seco y ventilado sin luz y evitando que estén amontonadas.

Muy beneficiosa para la salud

La cebolla contiene un 90% de agua y casi no aporta grasas ni hidratos de carbono, por lo que es un alimento muy interesante para los que quieran controlar su peso o estén siguiendo una dieta de adelgazamiento. Asimismo, su contenido en potasio la convierte en una verdura muy recomendable para quienes sufran problemas de retención de líquidos.

La cebolla nos protege de las infecciones bacterianas que afectan a las mucosas. Y un dato curioso, cuando cortamos una cebolla el lagrimeo que produce es muy beneficioso, ya que elimina las bacterias de las mucosas oculares y protege nuestros ojos.

En casos de estreñimiento también nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal, tanto si la tomamos cruda como cocida. Las enzimas de la cebolla mejoran la fijación de oxígeno por parte de las células, colaborando de este modo en la función respiratoria. Otro beneficio de la cebolla es que disminuye la agregación plaquetaria y por tanto el riesgo de trombosis. Además, también reduce los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico en la sangre.