Proteinas

Anchoas, un aperitivo único

Anchovies Isolated

Las anchoas son en realidad boquerones, la diferencia radica en que se preparan en salazón. Son uno de los bocados más ricos por su característico sabor, aunque también nos aportan bastantes beneficios.

Las anchoas son muy ricas en proteínas de alto valor biológico y vitaminas A y D, la cual es necesaria para el buen estado de la piel y los huesos. También nos aportan vitaminas del grupo B. Entre los minerales destaca su contenido en zinc, calcio, hierro y fósforo. De todas formas contienen bastante sodio, por lo que las personas con problemas con hipertensión o retención de líquidos deben moderar al máximo su ingesta.

Las anchoas, al ser un pescado azul, son ricas en omega 3, un ácido graso muy beneficioso para el corazón.

España es un gran productor de anchoas, sobre todo en la zona del cantábrico, donde son muy conocidas por ejemplo las procedentes de Santoña, en Cantabria. En el mercado encontraremos anchoas fileteadas en salmuera, ahumadas o en aceite de oliva que vienen en envases de cristal, latas o tarrinas.

Las anchoas las podemos tomar como tapa, en pizzas, ensaladas o en tortillas, que están buenísimas y son típicas de la zona del norte de España.

Las anchoas de la zona de Cantabria que se conservan en aceite de oliva virgen extra son de las mejores, ya que en la mayoría de los casos se elaboran de forma artesanal por mujeres que llevan años realizando el oficio. De hecho las anchoas de calidad se caracterizan porque su carne tiene una textura firme y al mismo tiempo flexible y su color oscila entre un marrón rojizo y un color caramelo claro.

Las anchoas deben conservarse siempre en la nevera, aunque cuando las vayamos a consumir las podemos sacar un rato antes para que sepan mejor, ya que el aceite no estará tan frío y se repartirá más uniformemente.