Trastorno Alimenticios

Anorexia nerviosa, claves para entenderla mejor

Torso of anorexic young woman

La anorexia nerviosa se caracteriza por varios hechos cuyas señales más claras se dan en simultáneo y son las siguientes:   el rechazo a mantener un peso mínimo normal del cuerpo (que se define como el 15% por debajo del promedio de peso estándar para la talla), un miedo intenso a engordar, y, si es mujer, amenorrea durante al menos 3 meses.

La mayoría de los casos de anorexia nerviosa se clasifican como un trastorno al que estos individuos llegar sin darse cuenta y consiguen sostener este bajo peso anormal, con métodos de impacto como por ejemplo severa dieta, ayuno, y con frecuencia a través practircar el ejercicio compulsivamente. En los casos graves, los pacientes se niegan a comer y se mueren de hambre o de complicaciones médicas graves.

¿Cómo se manifiesta?

El subtipo más común de la anorexia nerviosa es el clásico binomio atracón / purga, es decir comer mucho hasta saciarse por demás y luego vomitar en soledad tratando de que esta conducta no sea percibida por las personas de su entorno familiar y social. A pesar de tener muy bajo peso o ser peligrosamente delgadas, las personas con anorexia nerviosa se perciben a sí mismos con una imagen distorsionada de su cuerpo, con sobrepeso y mala figura y su estado real se caracteriza por negar la gravedad de su estado, y tener un miedo intenso a engordar.

¿A quiénes afecta?

La anorexia nerviosa no distingue sexo ni edad, incluso puede presentarse en niños y niñas. No obstante las estadísticas señalan algunas tendencias. La anorexia nerviosa se produce en aproximadamente en el 1% de las mujeres adolescentes y adultas jóvenes. La mayoría de los casos (90%) son mujeres; la mayoría son de raza caucásica y provienen de grupos socioeconómicos de clase media o superior. La anorexia nerviosa es más frecuente en los países industrializados que comparten puntos de vista occidentales sobre la delgadez como ideal. Se desarrolla con mayor frecuencia durante la adolescencia.

El entorno familiar de un paciente con anorexia nerviosa, cuando toma conciencia de la presencia y magnitud del problema, inmediatamente se pregunta  qué hacer; en estos casos el poder de la comunicación (mejor dicho el poder de una buena comunicación) es un factor clave. Es muy importante establecer canales de empatía y comprensión para dar los primeros pasos de lucha, de forma que el paciente perciba que se está “de su lado” y no en su contra.