Trastorno Alimenticios

Anorexia nerviosa ¿cómo se trata?

anorexia nerviosa

Los trastornos alimenticios son fuente de duda y preocupación de millones de personas y familias en todo el mundo. Los más conocidos, aunque no los únicos, son la Anorexia nerviosa   y la Bulimia nerviosa a la que dedicaré un próximo post en estos días.

Anorexia nerviosa

Una vez diagnosticado y comprobada la presencia cierta de la afección (cosa no sencilla porque no siempre los pacientes permiten que se les ayude), comienza lo que se llama etapa de tratamiento. Éste comienza con proporcionar al paciente una nutrición adecuada y hacer el esfuerzo de retornar al paciente de nuevo  a su peso normal considerado como un nivel saludable.

En casos extremos, esto puede y debe hacerse en una clínica de pacientes hospitalizados, considerándose este camino como una forma en la que el paciente puede controlarse cuidadosamente, y -en casos graves- se puede requerir el uso de tubos de alimentación y nutrición intravenosa si el paciente se niega a aceptar los alimentos.

Una vez que el paciente ha alcanzado un peso seguro, la psicoterapia se integra en el tratamiento para la causa subyacente, y si el paciente se recupera completamente, las visitas regulares a un nutricionista y psicólogo completan y mantienen la recuperación.

Gravedad del trastorno

La anorexia puede ser el más dañino de todos los trastornos alimentarios, dadas las graves repercusiones que la desnutrición tiene en el cuerpo humano. Si se detecta a tiempo, el paciente puede tener una recuperación completa, pero de lo contrario se pueden dar largo plazo problemas de salud tales como la piel pobre, dificultad para mantener el peso, mala circulación y problemas del corazón.

En casos extremos, el paciente puede morir, incluso si él o ella parece estar recuperándose. La anorexia extrema requiere intervención médica inmediata.