Trastorno Alimenticios

Anorexia y Ortorexia nerviosa ¿en qué se diferencian?

anorexia ortorexia diferencias

Una vez clarificadas las consecuencias y efectos de la ortorexia nerviosa, surgen muchas preguntas; entre otras qué hacer con un familiar o conocido en el que percibimos signos y señales “raras”, pero no alcanzamos a definir desde nuestro enfoque cuál es el problema.

Como decimos hasta el cansancio: dialogar y buscar ayuda profesional como primer paso. Pero si eres de los que prefieren estar informados antes de tomar cartas en el asunto, aquí va nuestro aporte…

¿Cuál es la diferencia entre la ortorexia y la anorexia?

La diferencia entre la ortorexia y la anorexia es una línea muy fina. Ambos grupos de personas parecen utilizar la frase “comer sano” para describir sus hábitos alimenticios, a pesar de lo bien o mal que la frase puede ser aplicada para su situación.

Entonces, ¿cuál es el problema con el consumo de alimentos saludables? ¿No deberían ser elogiados los ortoréxicos por esos buenos hábitos alimenticios? La respuesta es: sí y no.

La clave del problema

El problema de los llamados “hábitos de alimentación saludables” es que la persona se vuelve tan completamente obsesionada con eliminar algo de su dieta que considere aunque sea remotamente como “poco saludable”, que sus elecciones de alimentos se vuelven más y más estrechas. Finalmente, es muy poco lo que pueden tener en su repertorio de comida. Al igual que las anoréxicas, sienten la necesidad de controlar todo lo que está en su dieta.

Por ejemplo, si el individuo no está decidido a comer conservantes …. créeme  que elimina una cantidad increíble de opciones de su dieta. Este aumento en la restricción de alimentos bordea muy de cerca en la anorexia nerviosa. De hecho, es muy posible que alguien con ortorexia llegue a desarrollar anorexia.

Aunque el ortoréxico está rígidamente centrado en la alimentación saludable, no suele tener la misma preocupación por el peso que se manifiesta en la anorexia. Pero en ambos casos, a través de las elecciones de alimentos y “dietas extremas”, alguien con este “desorden” con el tiempo bajará de peso, aunque esa pérdida de peso no sea su objetivo principal.