Frutas

Así son los nuevos zumos envasados

Depositphotos_2737632_xs

Desde hace pocos días se han establecido en un Real Decreto unas nuevas normas relativas a la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos de frutas y otros productos similares destinados a la alimentación.

Novedades en la elaboración de zumos envasados

A partir de ahora se prohíbe añadir azúcar a los zumos, una práctica que en los últimos tiempos ya estaba en desuso. También se incluye y se legaliza definitivamente el zumo de tomate, reconociendo el carácter de fruta de este alimento. Otro aspecto importante es que no está autorizada la adición de conservantes ni colorantes en la elaboración de los zumos y néctares de frutas

El hecho de beber zumos posibilita consumir frutas y verduras poco transformadas, conservando sus propiedades nutricionales a lo largo del tiempo y aportando cantidades no despreciables de ciertas fibras, como las pectinas. De todas formas es importante tomar también frutas y verduras para tener una dieta equilibrada y sana.

Características de los zumos comerciales

Actualmente los zumos comerciales se elaboran mediante un tratamiento térmico y su posterior envasado aséptico, lo que permite que se conserven las características nutricionales y organolépticas, además de ser una garantía de seguridad e higiene.

Los zumos envasados son bebida y alimento a un  mismo tiempo. Como alimento satisface nuestras necesidades, mientras que como bebida nos ayuda a mantenernos hidratados, ya que contienen como mínimo un 85% de agua. Los zumos de frutas son  alimentos elaborados por exprimido, por lo que contienen la misma cantidad de agua que aportaría la fruta de la que proceden.

En cuanto a su aporte calórico, éste suele ser de 40-55 kilocalorías por cada 100 ml.

Los zumos de frutas nos aportan vitaminas A, C y E. así como polifenoles, que ejercen una acción antioxidante que potencian la acción de las vitaminas. Su contenido en ácido fólico es fundamental para la prevención de malformaciones fetales.

Entre los minerales que contienen los zumos destacan el potasio, el magnesio y el calcio, aunque también nos aportan manganeso, zinc, bromo y cobre.