Consejos Terapéuticos

¿Aumenta el hambre el glutamato monosódico?

Depositphotos_13503495_xs

El glutamato monosódico, conocido también como E-621, es un producto que se suele añadir a algunos alimentos procesados y que crea polémica, ya que no se sabe con certeza qué efectos negativos puede generar en el organismo.

¿Qué es el glutamato monosódico?

El glutamato monosódico es un aminoácido necesario para el organismo, ya que interviene en diferentes funciones neuroendocrinas, como por ejemplo regular las sensaciones de apetito y saciedad. Además actúa de forma esencial como neurotransmisor.

El glutamato monosódico se puede ingerir de forma natural a través de las proteínas contenidas en los alimentos que tomamos en la dieta, pero también lo obtenemos a partir de algunos productos que lo utilizan como aditivo para potenciar su sabor, sobre todo de patatas fritas, salchichas y aperitivos procesados. El glutamato monosódico es asimismo un aditivo muy utilizado por su aparente inocuidad.

Se cree que el glutamato es un sabor más (umami, que significa sabroso en japonés) aparte de los que ya conocíamos: dulce, agrio, salado y amargo.

Posibles efectos negativos

Sin embargo parece ser que el glutamato monosódico puede producir un incremento del apetito de hasta un 40% y aumentar los casos de obesidad, ya que potencia el hambre y hace que nos decantemos por alimentos ricos en hidratos de carbono simples y grasas saturadas. Se cree que el glutamato actúa sobre las neuronas de cierta región cerebral e impide el correcto funcionamiento de los mecanismos inhibidores del apetito.

El problema es que consumimos mucho glutamato monosódico debido a que seguimos una alimentación muy rica en proteínas. Además se añade como aditivo a muchos alimentos, por lo que es difícil saber la cantidad de glutamato que consumimos.

Su uso cada más creciente en productos envasados parece aumentar la sensación de hambre y por tanto la obesidad. Si queremos evitar estos efectos lo mejor es seguir una dieta lo más sana posible, evitando los productos procesados, sobre todo los que contienen aditivos, azúcares y grasas saturadas.