Consejos Terapéuticos

¿Bebidas azucaradas y con gas? ¡Mucho mejor el agua!

Drinks can and straw

Muchas personas toman cada día bastantes bebidas con gas, algo que no es nada recomendable porque afectan negativamente al organismo, ya que suelen contener bastante azúcar, edulcorantes, ácidos, colorantes, conservantes, dióxido de carbono…

Su rico sabor se debe casi siempre a su contenido en sustancias y aditivos nada beneficiosos. De hecho muchas de estas bebidas contienen cantidades ingentes de azúcares que pueden llegar a aportarnos hasta 180 calorías por consumición, lo cual es una barbaridad y es causa de sobrepeso y obesidad, por eso nunca se deben tomar durante una comida o una cena, ya que es más fácil que bebamos sin darnos cuenta.

Las bebidas con gas, además de sobrepeso, pueden ser causa de problemas cardiovasculares y del síndrome metabólico que nos hace más propensos a la diabetes, la hipertensión y otros problemas de salud.

Asimismo, las bebidas con gas contienen aditivos y otros conservantes que pueden causar alergias. También suelen producir flatulencias e hinchazón, lo que resulta muy molesto.

Las personas que sufren osteoporosis no deberían tomar bebidas con gas, ya que aportan ácido fosfórico que reduce los niveles de calcio y aumenta su expulsión del organismo, o sea que de poco sirve aumentar la ingesta de calcio y deporte si luego tomamos estas bebidas. Además muchas de estas bebidas contienen cafeína, que también afecta a los huesos negativamente. Y hablando de huesos, los dientes también resultan perjudicados, ya que ciertos ácidos y el azúcar contribuyen a la formación de caries puesto que debilitan los dientes, por eso ojo con lo que le damos de beber a los niños.

Por otra parte parece ser que las bebidas con gas aumentan la posibilidad de sufrir cálculos renales por su contenido en ácido fosfórico.

Así que ya sabes, modera el consumo de estas bebidas y toma preferentemente agua, la mejor opción, sobre todo en verano cuando tenemos que aumentar la ingesta de líquidos.