Frutas

Beneficios de las naranjas

Oranges

Estamos en la mejor época para consumir naranjas, ricas en vitamina C, betacaroteno, ácido fólico y minerales que nos ayudan a estar bien. España es uno de los países donde más naranjas se producen, sobre todo en Valencia donde son famosas por su calidad.

Las naranjas pueden ser dulces y amargas, aunque las primeras se consumen más. En la cocina las naranjas se pueden utilizar para preparar zumos, salsas, tartas, bizcochos, helados, mermeladas, etc.

Las naranjas son especialmente ricas en vitamina C, necesaria para la formación del colágeno, los huesos, los dientes y los glóbulos rojos. Esta vitamina ayuda a prevenir la arteriosclerosis al tiempo que mejora el sistema cardiovascular y el sistema inmune. Se aconseja tomar al menos una naranja al día para cubrir nuestras necesidades de vitamina C.

El color de las naranjas se debe a su contenido betacaroteno, necesario para la visión, la piel, las mucosas, los huesos y el buen funcionamiento del sistema inmune.

Asimismo nos aporta vitaminas del grupo B, como el  ácido fólico, por lo que su consumo es muy aconsejable en las embarazadas.

Las naranjas son ricas en minerales, sobre todo calcio, fósforo, magnesio y potasio, perfecto para quienes sufren problemas de retención de líquidos y de hipertensión.

Y además…

Las naranjas apenas contienen glúcidos, así que la pueden tomar incluso las personas que están a dieta o los diabéticos. Se trata de una fruta con fibra, por lo que nos ayuda a saciarnos,  a mejorar el tránsito intestinal y a reducir el nivel de colesterol.

A la hora de la compra debemos descartar las naranjas que tengan marcas, partes blandas o restos de moho. Es importante que pesen porque eso significa que tienen zumo en su interior. Se pueden conservar perfectamente a temperatura ambiente, aunque también las podemos meter en la nevera donde duran hasta tres semanas.