Verduras

Beneficios de las zanahorias

Depositphotos_29571207_l

Las zanahorias han formado parte de la dieta mediterránea desde siempre, y es que se trata de un alimento con muchas posibilidades y que nos aporta nutrientes de gran calidad.

Las zanahorias son ricas en agua que nos ayuda a mantenernos hidratados y a sentirnos saciados, por lo que se pueden tomar si queremos cuidar nuestro peso. Por eso las podemos tomar solas, acompañadas de una salsa de yogur y cebollino, en ensalada o como ingrediente en guisos, sopas y menestras.

Se trata de un alimento que dadas sus propiedades beneficiosas podemos tomar todos los días. Además apenas nos aportan calorías, tan sólo unas cuarenta por cada ración de cien gramos. A los niños podemos prepararles purés de zanahoria y patata para que disfruten de su sabor al tiempo que aprenden a alimentarse de forma saludable.

Su característico color naranja se debe a su contenido en carotenos que ejercen una beneficiosa acción antioxidante y son precursores de la vitamina A, que nos ayuda a mantener la vista en buen estado. Otras vitaminas que nos aportan las zanahorias son la vitamina E y las vitaminas del grupo B, como es el caso de los folatos, imprescindibles para las mujeres embarazadas.

Entre los minerales destaca el potasio con una acción diurética que nos ayuda a evitar la retención de líquidos. Otros minerales que nos aportan son el cobre, el calcio, el potasio, el manganeso y el fósforo.

Las zanahorias se deben consumir lo antes posible una vez ralladas o peladas para aprovechar todos sus nutrientes. Si las cocinamos no debemos dejarlas demasiado tiempo en el fuego, ya que pueden perder parte de su sabor y de sus propiedades.

A la hora de la compra debemos elegir aquellas zanahorias con un color naranja fuerte y con las hojas verdes, ya que indican que son frescas, evitando las que presenten poca firmeza o manchas. En casa pueden conservarse en la nevera más de dos semanas.