Verduras

Beneficios del apio

celery dippen

El apio es un vegetal con muchos nutrientes y que procede de la cuenca mediterránea, aunque se consume en todo el mundo desde hace siglos.

Existen diferentes variedades de apio, como el verde, el amarillo, el violeta o el blanco. Las hojas tienen un sabor fuerte y amargo, mientras que el tallo tiene un gusto anisado.

El apio es perfecto cuando queremos cuidar nuestro peso, ya que casi no contiene calorías, tan sólo 14 por una ración de 100 gramos. Esto se debe a que el 95% de su peso es agua. Además no aporta apenas grasas ni hidratos de carbono.

En cuanto a los minerales destaca su contenido en potasio que nos ayuda a mantener un correcto nivel de líquidos en el organismo y es fundamental para las personas  con hipertensión porque ejerce una ligera acción diurética. El apio contiene vitaminas E y C, además de vitaminas del grupo B.

El apio es muy depurativo y por tanto está indicado en personas que sufren retención de líquidos. Asimismo, gracias a su contenido en fibra nos ayuda a regular el colesterol y a mejorar el tránsito intestinal. El consumo de apio ejerce un efecto tonificante y refrescante en el organismo.

El apio se puede tomar en zumo combinado con un poco de limón, crudo en ensaladas y como ingrediente para preparar caldos. También se puede preparar relleno de carne, con jamón, gratinado o en salsa. Debido a su sabor el apio se puede combinar con quesos de sabor fuerte.

Si lo tomamos crudo lo debemos lavar muy bien para eliminar posibles contaminaciones. A la hora de la compra debemos elegirlo con el tallo bien formado, sin curvar, fresco, compacto, sin manchas, sin marcas y mejor de color verde claro. El apio se puede conservar varias semanas en casa.