Verduras

Beneficios del perejil

Bunch of green coriander on a white background.

El perejil es una planta aromática que se utiliza desde la antigüedad, sobre todo en la cocina mediterránea, para condimentar los alimentos, ya que además de aportar un gran sabor tiene muchas propiedades beneficiosas.

El perejil es rico en vitaminas A y C y en minerales tan importantes como el hierro, el fósforo y el magnesio. Además ejerce una beneficiosa acción diurética que puede ser muy útil en personas con hipertensión o retención de líquidos. También es antioxidante, ayudándonos a prevenir el envejecimiento.

En el mercado normalmente encontramos perejil común, de color verde intenso y cuyas hojas son lisas y con bordes dentados. Sin embargo podemos comprar perejil de hojas rizadas que también podemos utilizar como condimento y aderezo.

En la cocina se utiliza en muchas recetas, sobre todo en pescados, sopas y salsas, como la vinagreta, aunque también sirve para preparar infusiones que tomadas antes de las comidas mejoran las digestiones difíciles. Y si lo añadimos a las legumbres éstas resultarán menos flatulentas.

De todas formas a la hora de añadir perejil a nuestros platos hay que tener en cuenta que no es una planta que aguante las temperaturas elevadas, por lo que es mejor añadirlo al final de la cocción, lo que también hará que conserve muchas de sus propiedades. Tampoco conviene utilizarlo en grandes cantidades, ya que puede hacer que no notemos el sabor de otros alimentos.

El perejil se puede comprar envasado, pero es mejor tomarlo fresco, ya que tiene todas las propiedades y el sabor, por eso podemos tener nuestra propia planta en casa.  El perejil fresco, una vez que lo hayamos lavado y secado bien, lo podemos congelar entero o ya partido simplemente envolviéndolo en papel film.

Las mujeres embarazadas deben consumirlo con moderación porque en grandes cantidades ejerce un efecto abortivo. Tampoco se recomienda durante la lactancia.