Consejos Terapéuticos

Beneficios del pescado en la salud

Fish

El pescado es un alimento básico en una dieta equilibrada, ya que contiene nutrientes muy beneficiosos para el organismo, por eso deberíamos tomarlo al menos dos o tres veces a la semana.

El pescado, sobre todo si es azul como el salmón, el atún y las sardinas, nos aporta ácidos grasos omega-3 que son sumamente beneficiosos para el sistema cardiovascular. De hecho en los países mediterráneos y en Japón donde la dieta es rica en pescado el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares es menor.

Las mujeres embarazadas o durante la lactancia también se benefician del pescado, ya que les aporta ácidos grasos y yodo, los cuales son imprescindibles para un adecuado desarrollo del sistema nervioso central.

Hay que señalar que el pescado contiene proteínas de gran valor biológico, ya que nos aporta todos los aminoácidos necesarios para el organismo en la cantidad adecuada. Esto unido al hecho de que sus grasas son saludables, algo que no sucede siempre con la carne, lo convierten en una fuente de proteínas ideal.

Además el pescado es muy fácil de digerir, por lo que es la opción perfecta para los las personas mayores o los niños, los cuales necesitan ácidos grasos omega-3 para su correcto desarrollo cerebral.

Las vitaminas que encontramos en mayor proporción en el pescado son la A, la D y algunas del grupo B. Algunos pescados, como las sardinas o las anchoas, nos aportan calcio a través de la ingesta de las espinas, ya que es donde se encuentra el calcio. Otro mineral fundamental que contiene el pescado es el yodo, necesario para prevenir problemas durante el embarazo y ciertas enfermedades como el bocio.

Tenemos muchas variedades de pescado para elegir y preparar deliciosas recetas que se ajusten a nuestras necesidades, aunque conviene prepararlo al horno o a la plancha con un chorrito de aceite de oliva para que conserve sus nutrientes y no sea necesario añadirle otras grasas o condimentos poco saludables.

Y por último sólo señalar que los posibles riesgos del consumo del pesado, moluscos y crustáceos, se evitan adquiriéndolos en centros autorizados donde los productos estén correctamente etiquetados, preparándolos correctamente y variando el tipo de pescado o molusco que se ingiere.