Proteinas

Bonito, un pescado rico en grasas saludables

Cantabrian white tuna.

Estamos en la mejor época del año para consumir bonito, por eso debemos aprovechar estos meses para disfrutar de este manjar que además es muy sano.

Muchos confunden el bonito y el atún porque son muy parecidos, aunque el bonito es una especie de atún. Hay que señalar que al bonito del norte se le denomina así si se pesca en el mar Cantábrico.

El bonito es un pescado azul o graso, pero muy saludable porque nos aporta ácidos grasos omega 3, los cuales ayudan a reducir el colesterol malo y los triglicéridos. Además contiene vitaminas tan importantes como la A, la D y las del grupo B y minerales como el zinc, el hierro y el magnesio. En cuanto a las calorías, nos aporta unas 130 por cada ración de 100 gramos. Asimismo el bonito contiene muchas proteínas de alto valor biológico que son necesarias para el organismo.

El bonito se puede comprar fresco y preparar a la plancha, encebollado o al horno, aunque también lo encontraremos en conserva. La parte del bonito más sabrosa es la ventresca, la cual contiene más grasa y su carne es gelatinosa y laminada.

De todas formas el bonito lo podemos utilizar para preparar ensaladas o simplemente con un poco de tomate y aceite de oliva. Este pescado es ideal para preparar empanadas o para acompañar a platos de pasta. Además se puede tomar en carpaccio, siempre y cuando lo hayamos congelado previamente para evitar riesgos.

Si compramos bonito lo mejor es envolverlo en un paño húmedo y meterlo en la nevera para que así se conserve mejor. Si lo congelamos tenemos que envolver los lomos en papel film, y apretar para que no quede aire. A la hora de descongelarlo tenemos que meterlo en la nevera sobre un recipiente para que no gotee.