Consejos Terapéuticos

Buena actitud frente a la comida

Buena actitud frente a la comida

Este es el reto: ¿cómo promover hábitos saludables frente al alimento? Como sabemos, este tipo de cosas se aprende en la infancia y permanece como marca para toda la vida; si luego se quieren cambios, sólo pueden hacerse de la mano de una férrea fuerza de voluntad. Si tus hijos son aún pequeños, presta atención.

Predicar con el ejemplo

Los niños te miran a ti para modelar sus hábitos: serán saludables si tu forma de comer lo es y está claro que esa es la forma en que tus hijos van a comer en el futuro. Al centrarse en comer sano de forma intuitiva, tú puedes ayudar a sostener una actitud saludable hacia la comida, durante toda la vida.

Invitar a conocerse mejor

Con la obesidad infantil en aumento y las opciones no tan saludables de tantos alimentos disponibles, la mejor manera de proteger a tus hijos es ayudarles a “notar” cómo su cuerpo se siente, especialmente cuando tienen hambre y cuando se sienten satisfechos. No pueden hacer esto –por ejemplo-si comen frente al televisor.

Privilegiar la calidad del tiempo de comer

Mostrar a los niños que la cena es un momento para socializar mediante el intercambio de ideas, comiendo despacio y compartiendo los acontecimientos del día es un muy buen comienzo. Los niños que aprenden a ser sociales cuando comen no sentirán la necesidad de gratificarse con comida, o esperarán “premios” relativos a comida.

Enseñe a sus niños a valorar su cuerpo

De la mano de ese concepto, enséñales que el alimento no es algo pensado para dar placer o provocar disgusto: el alimento es una necesidad vital en términos de ser el combustible que aporta la energía que necesitamos cada día. Esto cambia muchas cosas y es un buen comienzo para desestimar el argumento de “me gusta” o “no me gusta”, para aceptar o rechazar un alimento.

  • Pingback: Añade años a tu vida | Blog Ellos

  • Pingback: La alimentación de los gatos | Blog Mascotas