Consejos TerapéuticosTrastorno Alimenticios

Buena salud, buena alimentación

Buena salud, buena alimentación. Una relación en la que no siempre pensamos, y está en los hechos bastante desvalorizada. No diré nada nuevo, pero sí algo que a veces parece estar demasiado olvidado y las familias y escuelas no siempre recuerdan enfatizar: la relación entre la buena comida y la salud es muy simple.

En muchos países, es lo que llaman el “enemigo silencioso” y la tasa de niños y adolescentes obesos cobra una dimensión verdaderamente alarmante, créeme.  ¿Qué la causa -más allá de factores genéticos o desórdenes de causa endocrinológica? Muy simple: la mala alimentación.

La obesidad causada debido a hábitos de alimentación inadecuada ha tomado proporciones epidémicas y es un fenómeno global que hay que detener cuanto antes.

Los cambios que nuestras formas de vida colectiva y culturas han experimentado en los últimos años han provocado un cambio drástico en nuestros hábitos alimenticios.

Emulando a sus padres, los niños han empezado a adoptar malos hábitos alimenticios y las nuevas generaciones, que pronto se convierten en padres y madres son incapaces de realizar cambios profundos por un sólo motivo: no pueden predicar con el ejemplo.

Volviendo a los niños, estos hábitos continúan a través de la escuela y luego a través de la escuela secundaria y luego a la universidad y la calidad de la dieta…, se sigue deteriorando y en consecuencia, también la calidad de vida y por tanto la salud integral.

¿No hay solución? ¿Por dónde empezar? ¿Cambios masivos o la suma de muchos esfuerzos individuales y familiares? ¿Cuánto pesan las medidas colectivas, por ejemplo a nivel de sistemas educativos?

Estas preguntas las dejo para que vayas pensando hasta nuestro próximo post.

  • Pingback: Regresan las Jawbone Up | Blog Gadgets

  • Pingback: Recetas para perros obesos | Blog Mascotas