Trastorno Alimenticios

Bulimia nerviosa, claves para entenderla mejor

Bulimia

La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios recurrentes de atracones (comer grandes cantidades de alimentos mientras se experimenta una sensación subjetiva de falta de control sobre el comer), el uso regular de métodos de compensación extremos (por ejemplo, provocación del vómito), y creencias disfuncionales sobre el peso y la apariencia, que influyen indebidamente en la auto evaluación o autoestima.

Quiénes la padecen

La bulimia nerviosa se produce en aproximadamente el 2% de los adolescentes y adultos. Es más común en las mujeres (90% de los casos) de raza blanca y de clase media o de los grupos socioeconómicos más altos. La prevalencia de la bulimia se ha incrementado en las últimas décadas, y también es cada vez más común en los grupos no caucásicos.

Cómo se manifiesta

Es bueno detenerse y conocer la vida dura de las personas con bulimia nerviosa, quienes  tienen altos índices de depresión, ansiedad y problemas de abuso de sustancias. Aunque esta enfermedad es menos peligrosa que la anorexia nerviosa, pueden ocurrir complicaciones médicas. La erosión dental y los problemas periodontales son comunes. Desequilibrio de electrolitos y deshidratación pueden dar lugar a complicaciones médicas graves, como arritmias cardíacas. En raros casos, la hemorragia esofágica y  rupturas gástricas ocurren.

Por qué se presenta

No tiene una única causa clara. La bulimia nerviosa probablemente es el resultado de una combinación de factores genéticos, familiares, psicológicos y socioculturales. Aunque muchas personas tienen problemas cin el peso y la dieta, se cree que el desarrollo de la bulimia va a surgir sólo en personas vulnerables y por lo general después de un evento estresante. La bulimia nerviosa es un círculo vicioso muy complejo de vencer, pero no imposible.

Tratamientos

La bulimia nerviosa a menudo puede ser tratada con éxito con las terapias para pacientes ambulatorios. La terapia cognitiva conductual y la psicoterapia interpersonal se suelen usar en conjunto para ser más eficaces en el intento de  reducir los atracones y los vómitos y para la mejora de las preocupaciones asociadas, como la depresión, la autoestima y distorsión de la imagen corporal. Estos dos tratamientos también tienen los mejores resultados en el largo plazo. Ciertos tipos de farmacoterapia, medicamentos antidepresivos, en particular, también son eficaces siempre que estén recetados con control médico.