Verduras

Calabacín, una verdura con muchas posibilidades

Courgettes zucchini

El calabacín es una verdura deliciosa y muy sana que nos permite preparar gran cantidad de platos. Es rica en betacarotenos, fibra y agua. Se trata en realidad de un tipo de calabaza de la familia de las cucurbitáceas. El calabacín, que prefiere los lugares soleados, procede de una planta pelosa y de hojas verdes y redondeadas que actualmente se cultiva en los países mediterráneos, así como en Holanda, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Tenemos en el mercado diferentes tipos de calabacines, aunque el más típico es el verde por fuera y blanco por dentro,

Propiedades

El calabacín nos aporta vitamina C y betacarotenos, que poseen propiedades antioxidantes que neutralizan los radicales libres y refuerzan el sistema inmunitario. También contiene otras vitaminas, potasio, calcio, hierro, fósforo y yodo que la convierten en una verdura muy nutritiva.

El calabacín se compone principalmente de agua, tiene hasta un 95%, por lo que es ideal para mantener la hidratación de nuestro cuerpo, sobre todo ahora en verano cuando nuestras necesidades de agua se incrementan. Ejerce un efecto diurético y es bajo en grasas. Es perfecto a la hora de controlar el peso y seguir una dieta para adelgazar, ya que sólo nos aporta quince calorías por cada cien gramos. También destaca su contenido en fibra que mejora el estreñimiento.

Compra y consumo

Podemos cocinar los calabacines al horno, fritos, con pasta, asados, en tortilla, con patata para hacer una crema fría, etc.

La mejor época para comer calabacines es ahora en verano, aunque los podemos encontrar en las tiendas todo el año. Tenemos que intentar adquirir aquellos con un fuere color verde y que estén firmes. En general los de menor tamaño tienen mejor sabor. Para conservarlos los pondremos en la nevera, donde aguantan bien durante al menos cuatro días.