Proteinas

Carne de cerdo

la-carne-de-cerdo

La selección que se ha ido haciendo en el ganado porcino y sus sucesivos cruces han dado lugar a la aparición de un tipo de cerdo que se adapta muy bien a los sistemas de explotación y cuya relación grasa carne magra satisface al consumidor. Podemos decir que es una producción en constante crecimiento.

En contra de lo que habitualmente se cree, esta carne no presenta problemas de digestibilidad, si bien su proceso de asimilación es mas lento que el de otras carnes por su abundancia en grasas. Con respecto a su salubridad, resulta muy recomendable para el crecimiento y desarrollo de niños y jóvenes.

El corte de la carne de cerdo presenta una superficie consistente, de color rosado pálido, y no sangra si esta en correctas condiciones para el consumo. Puede conservarse en la heladera, bien acondicionada y tapada durante 4 a 6 días, mientras que si se la congela podrá guardarse hasta 6 meses. Las carnes se descomponen fácil y rápidamente si no se les aplican medidas especiales, los tratamientos industriales destinados a conservarlas son muy antiguos y gracias a ellos se obtiene el jamón serrano o salado y el jamón cocido.

Con respecto a la composición nutricional, aporta un 55% de agua, alrededor del 16 – 18% de proteínas y entre 12 y 25% de grasas, dependiendo del corte. También contiene hierro, fósforo, potasio y vitaminas del complejo B. Existen en el mercado carnes de cerdo de muy bajo contenido graso que derivan de animales especialmente criados.

El cerdo tiene las ventajas de aportar una buena dosis de vitamina B1 y proteínas.

 

  • Pingback: Receta de Berenjenas rellenas | Blog Recetas