Proteinas

Carne de conejo: rica en nutrientes y baja en grasas

Fresh rabbit meat on cutting board

La carne de conejo es un alimento que en países como España se ha consumido desde siempre, una costumbre saludable y que no debemos perder.

La carne de conejo es magra, es decir, contiene pocas grasas, por lo que es perfecta para mantener el peso y en dietas de adelgazamiento. Una ración de 100 gramos nos aporta poco más de 130 calorías.

La grasa de la carne de conejo es mejor porque contiene un alto porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados, los cuales son más beneficiosos para la salud que las grasas saturadas que contiene por ejemplo la carne de vacuno. De hecho es una carne con un bajo contenido en colesterol.

Además la carne de conejo es rica en proteínas de alto valor biológico y contiene poca sal, ideal para las personas hipertensas o con problemas cardiacos. Asimismo contiene pocas purinas, por lo que está recomendada para quienes sufran problemas de gota.

Esta carne nos aporta vitaminas del grupo B, que nos ayudan a conservar la masa muscular y el buen estado de la piel, así como a reducir el cansancio. En cuanto a los minerales destaca el fósforo, necesario para los huesos y los dientes. También nos aporta potasio, el cual contribuye a mantener una tensión arterial equilibrada y un adecuado funcionamiento de los músculos. Otro mineral que nos aporta es el selenio, que protege nuestras células frente al daño oxidativo.

Se trata de una carne bastante tierna, por lo que podemos preparar diferentes platos para toda la familia. Esta carne se puede tomar incluso dos veces a la semana y queda muy bien si la acompañamos de hierbas aromáticas. En el caso de los niños y de las personas mayores puede ser una buena opción debido a que es fácil de digerir y se mastica bastante bien.