Proteinas

Carne de cordero, una buena alternativa en tu menú

Aranda lamb roast in a wood oven

Carne de cordero, una buena alternativa en tu menú. No puedo dejar de compartir contigo esta buena idea, o -mejor dicho- esta buena alternativa- porque por lo menos en mi hogar es un clásico cuando llega el verano y nos gusta tanto encender nuestra barbacoa y cocinar distintas propuestas gastronómicas.

Estamos de acuerdo: las opciones son muchas y pueden prepararse en distintas formas, como por ejemplo la enorme variedad de pescados que podríamos elegir. Pero créeme que la carne de cordero es ideal para integrarla al menú de todos los días en fáciles y exquisitos platos y algo muy importante: gustará a toda la familia.

Pero no me hagas caso estrictamente: no se debe limitar su consumo a la clásica parrilla u horno, dado que podremos preparar infinitos platos refinados.

La carne de cordero es excelente para realizar dietas con poco contenido de sodio para personas hipertensas y con problemas renales. Esta carne no tiene mucho más colesterol que la carne vacuna, siempre que se seleccionen cortes magros. Tiene excelente aporte de hierro y comerla cocida o preparada sobre una parrilla permitirá que quede casi totalmente magro.

Se puede condimentar con orégano, tomillo, salvia, menta y por supuesto con ajo. Queda muy bien también con algunas jaleas de frutas o con jugos de limón o naranja en forma de gajos. Algunas especies de la clase del jengibre o el curry resaltan sus cualidades y las papas van muy bien como compañía. Los guisantes y las alubias son recomendados para recetas invernales que requieren muy buenas calorías.

La pierna es la carne magra de mejor calidad y se puede consumir entera o en trozos. La parte de la paleta se puede hacer la horno o guisada y las costillas son imperdibles a la parrilla o fritas. Es importante como consejo que la carne de cordero se debe comer totalmente fría o bien caliente.