General

Cómo incluir chorizo ibérico en tus platos

Incluir chorizo ibérico en tus platos

Todos sabemos cómo utilizar un buen chorizo ibérico en nuestros platos más recurridos, como al preparar los típicos macarrones con chorizo o al añadir este embutido a todo tipo de platos de cuchara. Pero una vez con el chorizo curado en la despensa y con la idea de que no queremos repetir lo mismo de siempre, ¿cómo lo incluimos en nuestros platos?

La manera más sencilla

A la hora de cocinar algo con un chorizo curado que queramos utilizar, podemos hacerlo de una forma más complicada o más fácil. Por supuesto, lo más sencillo es coger un buen chorizo ibérico curado (como el de Guijuelo Directo, por poner un ejemplo de buen embutido), freírlo bien y después de cortarlo por la mitad hacernos un buen bocadillo. Rico, fácil y rápido.

Pero si lo que queremos es ese “rico, fácil y rápido” y además innovar o quedar bien ante unos invitados, deberíamos probar a sustituir algunas recetas de carne por chorizo ibérico. ¿Un ejemplo? Brochetas de chorizo, lomo de cerdo y champiñones. Solo tenemos que cortar el lomo en cubitos del mismo tamaño que los champiñones y el chorizo en rodajas no muy grandes, las marcamos en la sartén con un poco de aceite de oliva y luego las metemos al horno para que terminen de hacerse. Si luego además les echamos por encima un picadito de ajo y perejil os aseguro que quedan buenísimas.

Algo más elaborado

Desde luego, el chorizo ibérico es un embutido que proporciona un sabor muy fuerte, ya sea en solitario o añadido a platos, y si lo que queremos es una receta consistente que nos ayude a sacar partido 100% a la pieza de ibérico que tenemos en la despensa, lo ideal es pensar en grandes platos que potencien el sabor del chorizo ibérico.

Una buena opción para esto es hacer los tradicionales huevos al plato, pero con chorizo. Es un plato fácil de preparar, pero tiene varios ingredientes y el resultado final aparenta ser más elaborado de lo que es. Desde luego, rico está. Lo bueno es que esta receta además podemos hacerla en el microondas y nos dará el mismo resultado que al hacerla en el horno.

Para este plato solo tenemos que poner el tomate frito y el chorizo ibérico en el fondo de un recipiente redondo de cerámica, cascar el huevo sobre estos y salpimentarlo. Después lo meteremos tapado al microondas durante intervalos de unos 30 segundos para vigilar cómo se va haciendo el huevo, ¡y listo!