Consejos Terapéuticos

Comida rápida, opciones saludables

Comida rápida, opciones saludables. Parece un contra sentido, últimamente se intuyen como conceptos contradictorios entre sí…, pero la realidad es que no lo son. Existen y pueden considerarse seriamente, las opciones sanas en los restaurantes de comida rápida.

Es verdad… la comida rápida es barata, cómoda, satisface y para muchos de nosotros sabe muy bien. Sí: al salir a comer, un restaurante de comida rápida es a menudo la opción más barata, pero por desgracia, no siempre la más sana. Comer una sola comida rápida puede comprometer suficientes calorías, sodio y grasa equivalente a un día entero o más. Comer alimentos de preparación rápida de manera regular puede conducir a una gran cantidad de diferentes problemas de salud, tanto física como psicológica.

Sin embargo, en una mala economía la tentación rápida y barata a menudo puede ser difícil de resistir. Como un cliente informado, sin embargo, puedes tomar decisiones más saludables y seguir disfrutando de el precio y la conveniencia de restaurantes de comida rápida.

A modo de ejemplo, una sola comida de una hamburguesa doble con queso, con una orden de papas fritas medianas, y un pastel de manzana (típicos de las más conocidas cadenas de comida rápida) contiene más grasas saturadas que lo que se recomienda que se consuma en dos días.

Mi consejo es: revisa con cuidado las propuestas gastronómicas de estos locales ya que últimamente están incluyendo opciones saludables, como ensaladas y jugos. En algunos países se los obliga legalmente y ello es muy bienvenido, créeme, por un amplio segmento de la población.