Consejos Terapéuticos

Cómo ahorrar al hacer la compra

Shopping basket with foods.

A la hora de comprar productos alimenticios es posible reducir la cantidad de dinero que gastamos siguiendo unos prácticos consejos. Se trata de comprar con cabeza pero sin perder calidad ni variedad en la dieta.

Lo más importante es establecer un presupuesto y hacer una lista con lo que realmente necesitamos según los menús que tengamos pensado elaborar. Por tanto merece la pena pasar un rato por ejemplo el domingo planificando los platos de la semana. También antes de la compra debemos revisar la nevera y la despensa para ver qué tenemos y aprovechar lo que está a punto de caducar.

En el momento de la compra conviene ir con el estómago lleno, el hambre lo único que hará es que compremos más productos innecesarios y probablemente menos saludables. Asimismo debemos marcarnos un tiempo dentro del establecimiento, ya que cuanto más estemos dentro más productos compraremos.

En general debemos evitar los productos envasados y precocinados, ya que, además de ser más caros, son peores para la salud porque llevan aditivos, azúcares y grasas poco saludables. Es mejor comprar a granel para evitar que nos sobren alimentos perecederos, como carne, fruta o verdura.

Debemos comparar precios entre distintos establecimientos para ver si merece la pena por ejemplo desplazarnos en coche, ya que a veces el gasto en gasolina puede ser mayor que el posible ahorro.

Tenemos que buscar ofertas y promociones, pero intentando que se ajusten realmente a nuestras necesidades. Si la cantidad de un determinado producto es muy grande podemos quedar con familiares o amigos para compartir gastos y productos.

Más consejos

En los productos envasados conviene mirar a cuánto sale el kilo o el litro, ya que los paquetes pueden resultar engañosos en cuanto a la cantidad.

A la hora de elegir los alimentos tenemos que estar muy pendientes de la fecha de caducidad para evitar tirarlos al poco tiempo. Una idea muy práctica es almacenar los productos según la caducidad, dejando más a la vista los que antes se estropean. En todo caso, los productos de temporada están mejor de precio y son más sabrosos, por eso debemos darles preferencia.

Y además en muchos establecimientos tienen tarjetas de fidelización que nos devuelven dinero o nos ofrecen descuentos y promociones, por eso conviene informarse.