Consejos Terapéuticos

Cómo alimentarse bien y economizar

shopping cart on bills

El título seguro, pero seguro, atrae a muchos lectores y lectoras de todas las latitudes. Economizar se ha vuelto una imperiosa necesidad en todos los órdenes de la vida, pero como padres y madres sabemos que hay dos rubros en los que no se puede economizar a la ligera en nuestra familia: salud y educación.

En cuanto a la educación, mi concepto es clave: la parte del presupuesto familiar que se destina a educación de nuestros hijos e hijas, siempre es inversión y nunca gasto. Es sólo que los resultados se ven a largo plazo y es el mejor legado que podemos dejar a nuestros hijos.

En cuanto a la salud, todo empieza por una buena alimentación: sana, equilibrada, diversa y -en lo posible- económica. Aquí llegamos al punto clave sobre el que hoy reflexionamos y aportamos puntos de partida: economizar en términos de alimentación sólo se traduce en dos acciones, que deben ser cuidadosamente planificadas y ejecutadas.

¿Quieres saber cuáles son? Sin rodeos y en palabras claras: economizar en alimentación sólo se logra de dos formas: comprar barato y cocinar barato. Pero…, “barato” no es el único parámetro, ya que además de barato debe ser bueno y sano todo aquello que hagamos si no queremos que a la larga sea más caro, es decir, enfermarse.

Te invito a aguardar el próximo post, dónde veremos consejos contundentes sobre estos dos puntos clave que he mencionado.