Proteinas

Cómo comer pescado a buen precio

Grilled sardine fish with lemon and lettuce

Con la crisis muchas personas han dejado de consumir pescado, pero en el mercado podemos encontrar especies bastante asequibles y con todas las propiedades beneficiosas. El pescado es fundamental en la dieta, por ello debemos consumirlo al menos dos o tres veces a la semana.

Uno de los pescados más saludables es la pescadilla, que suele tener mejor precio que la merluza. Con pescadilla, un pescado blanco y por tanto muy ligero, podemos preparar un montón de recetas, y si quitamos muy bien las espinas y la desmenuzamos queda perfecta en los pasteles de pescado, una receta que gusta a toda la familia, incluso a los niños. También una vez desmenuzada podemos hacer unas albóndigas a las que acompañaremos con una salsa de tomate o limón. Esto mismo lo podemos hacer con merluza, que es muy parecida y no es tampoco muy cara.

Por su parte las sardinas son uno de los pescados que más se recomiendan para el corazón. Su gran  ventaja es que suelen tener un precio bastante bueno y bastante sabor, por lo que acompañadas de una ensalada o verduras tendremos un plato de lo más rico.

Otro pescado azul muy saludable y barato son los boquerones, que además de fritos se pueden tomar en vinagre, una preparación muy apetecible durante estos meses de verano. La única precaución que debemos tener con este pescado, y con todos los demás si se preparan crudos, es congelarlo al menos durante 48 horas para evitar el anisakis.

Por otra parte podemos guardar las cabezas y otros restos de pescado para hacer una sopa o un caldo con el que prepararemos después una paella o una fideuà.

Otra opción es optar por el pescado congelado, que siempre es más barato que el fresco. Si lo utilizamos para pasteles de pescado, sopas o guisos no notaremos casi la diferencia de sabor y nos aprovecharemos de todos sus nutrientes beneficiosos.