Consejos Terapéuticos

Cómo congelar y descongelar los alimentos

frozen chicken meat

Congelar nos ayuda a tener comida en casa y a aprovechar los alimentos que nos han sobrado de una comida anterior, aunque debemos hacerlo de forma correcta para que los productos no pierdan propiedades ni supongan un riesgo para la salud.

Es importante que los alimentos que congelemos sean de calidad y frescos. Podemos congelar casi todos los alimentos crudos, pero debemos quitarles antes las partes no comestibles.

Los alimentos congelados suelen conservar casi todos sus nutrientes, aunque pueden alterarse su textura y su jugosidad por los cristales de hielo que aparecen durante este proceso. Debemos procurar que la congelación se produzca de forma rápida para evitar estos cristales de hielo, por eso conviene tener un buen congelador que sea potente y esté bien aislado.

Los alimentos ya cocinados no se deben introducir en el congelador si aún están calientes, sino que se deben dejar enfriar completamente durante una hora y ponerlos en raciones individuales con una etiqueta para después saber qué es. Además debemos proteger los alimentos con plástico o papel opaco especial para congelar y evitar que se quemen por el frío. Si congelamos líquidos, como los caldos, debemos dejar un margen porque luego dan de sí. Además en el congelador deberíamos separar los alimentos crudos de los ya cocinados.

Asimismo no debemos volver a congelar un alimento ya descongelado. Sólo se puede volver a congelar si ha sido previamente cocinado con calor intenso.

Descongelación adecuada

La descongelación si es lenta permite que el alimento conserve su textura. En todo caso los productos se deben descongelar en la nevera, nunca a temperatura ambiente. El agua que aparece cuando se está descongelando el alimento indica que se han perdido aminoácidos y vitaminas hidrosolubles. El producto que queremos descongelar debe estar separado del resto de alimentos en la nevera para evitar contaminaciones cruzadas, por lo que tiene que ponerse sobre un plato para que no gotee sobre los demás.