Consejos Terapéuticos

Cómo conservar los alimentos en verano

t

Si siempre debemos conservar bien los alimentos, es ahora en verano con las altas temperaturas cuando debemos ser especialmente cuidadosos para evitar intoxicaciones.

En los días de calor es fundamental mantener los alimentos en el frigorífico y no dejarlos a temperatura ambiente puesto que el calor incrementa la proliferación de microorganismos.

Los alimentos frescos como el pescado y las carnes deben estar en la nevera hasta que se vayan a cocinar. Además tienen que estar aislados de los alimentos ya cocinados, por eso los debemos cubrir o meter en envases herméticos.

Las salsas, los postres con nata o crema o cualquier plato que contenga huevo deben mantenerse en la nevera hasta que se vayan a consumir, evitando que se rompa la cadena de frío. Estos productos no deben consumirse si ya han pasado más de 24 horas, ante la duda mejor tirarlos. Además, si preparamos una tortilla debemos procurar que no quede cruda, ya que puede ser causa de salmonelosis.

El resto de productos cocinados, como la carne, se deben consumir antes de que pasen tres días, siempre y cuando se hayan conservado tapados y en la nevera.

Si queremos que las verduras y algunas frutas duren más debemos meterlas en la nevera, aunque a la hora de prepararlas tenemos que lavarlas muy bien.

En cuanto a los alimentos congelados, nunca se deben dejar descongelar a temperatura ambiente, sino en la nevera y con un plato debajo para que no goteen sobre otros productos.

Los helados deben mantenerse en el congelador hasta el momento que se vayan a consumir, evitando que empiecen a ablandarse o derretirse.

Si queremos que el pan se conserve bien a pesar de las altas temperaturas o de la humedad, nada mejor que meterlo en una panera o en las bolsas de tela de toda la vida.

Y si tenemos una despensa debemos procurar que sea un lugar sin humedad ni altas temperaturas.