Consejos Terapéuticos

Cómo conservar los alimentos

refrigerator full of healthy food. fruits, vegetables and dairy products

Casi siempre, y sobre todo en navidad, tenemos la nevera llena de alimentos, tanto crudos como cocinados. Hoy veremos cómo conservarlos de forma correcta para que podamos consumirlos sin ningún problema y disfrutar de todos sus nutrientes.

Es fundamental que los alimentos estén protegidos del daño que puede producir el frío de la nevera, así como de los posibles patógenos y de la contaminación cruzada. Por ello siempre antes de guardarlos en la nevera tenemos colocarlos en envases de plástico o cristal que sean herméticos, aunque también podemos utilizar film transparente o papel de aluminio.

Los alimentos frescos son los más perecederos, como es el caso del pescado, la carne picada, y algunas frutas y verduras. Por otra parte tenemos que tener mucho cuidado con las salsas, sobre todo si se elaboran con huevo crudo, como la mayonesa hecha en casa o algunos postres.

Aunque la nevera es la opción perfecta para conservar la mayoría de los alimentos no debemos dejarlos demasiados días. De hecho la carne picada y el pescado fresco sólo deben conservarse un máximo de un día. La carne cruda o ya cocinada y el pescado cocinado deben estar como máximo tres días en la nevera, aunque es mejor no pasar de dos días.

La leche, los embutidos y las verduras cocinadas pueden estar en la nevera hasta cuatro días. Un día más, hasta cinco, duran las conservas abiertas, las verduras crudas y los platos cocinados listos para consumir.

En cuanto a la fruta depende de la variedad. Suelen necesitar nevera las fresas y las ciruelas, mientras que las naranjas, las manzanas y las mandarinas aguantan muy bien a temperatura ambiente.

Respecto a las sobras, los alimentos líquidos como las sopas, cremas y salsas deben estar siempre en la nevera en un envase cerrado herméticamente, al igual que las conservas, que no deben estar en la lata porque se oxidan.

Si nos sobra pasta, arroz, lentejas o patatas pueden conservarse en el frigorífico hasta  cinco días, aunque los platos que contengan carne, pescado o huevo no deben estar más de dos días en la nevera.