Proteinas

Cómo consumir proteínas de calidad

costilla-cerdo-al-ajillo

Como bien sabemos, consumir proteínas no sólo es una muy buena idea: es imprescindible para nuestro crecimiento, desarrollo y supervivencia. No podemos vivir sin ellas y el organismo acusa de inmediato su ausencia en nuestra dieta.

Eso sí, es un hecho que no sólo hemos de consumirlas con la frecuencia y cantidad necesarias…, si logramos además consumir las de mejor calidad, estaremos contribuyendo a una mejor salud y -en algunos casos- a no comprometer algunos valores complejos, tales como el colestrol malo, o el ácido úrico, por mencionar sólo dos de ellos.

El reto es… ¿cómo consumir proteinas de calidad?

Empieza con una opción magra: los cortes más magros de carne de res son filetes y asados ​​(ojo redondo redondo, superior, de fondo redondo, de punta redonda), lomo, solomillo superior entre otros. Ten en cuenta que en diferentes países, los cortes se conocen con diferentes nombres por lo que es muy buena asesorarte con tu proveedor al respecto.

Las opciones más magras de cerdo incluyen lomo de cerdo, lomo, lomo de centro y el jamón. En general, elige carne molida extra magra. La etiqueta debe decir por lo menos “90% magra.” En algunas tiendas hallarás carne molida de res que es del 93% o 95% magra.

No son éstas las únicas opciones de consumir proteínas sanas en general y carnes magras en particular. En nuestro próximo post dedicado a este tema amplío al respecto.