Consejos Terapéuticos

Cómo evitar el desperdicio de alimentos en el hogar

Food trash icon

A pesar de que con la crisis intentamos aprovechar más los alimentos, todavía desperdiciamos muchos productos, sobre todo por unos malos hábitos a la hora de consumir.

El problema suele residir en la planificación de las comidas. Merece la pena sentarnos una hora a la semana y ver qué platos vamos a preparar. Una vez decido el menú tenemos que comprobar lo que tenemos en casa y comprar sólo aquellos alimentos que sean necesarios, por eso lo mejor es ir con la lista de la compra y el estómago lleno, así evitaremos comprar de más.

En casa debemos consumir primero los alimentos que se estropean antes, como la carne y el pescado. De hecho si vemos que no vamos a comer un alimento lo podemos congelar para aprovecharlo en otra ocasión. Si nos sobra pollo podemos aprovecharlo para añadirlo a una ensalada al día siguiente, mientras que con las verduras que sobran podemos hacer una crema.

La nevera y los estantes deben estar perfectamente ordenados y deberíamos repasarlos al menos una vez al mes para poner a la vista los que primero se estropean. Además los alimentos que vienen envasados pero no necesitan nevera, como las galletas, las pastas y el arroz, se deben poner en envases adecuados y herméticos para que duren más.

También tenemos aprender a diferenciar conceptos como fecha de caducidad, que se refiere a los alimentos perecederos cuyo consumo si ha pasado la fecha sí supone un riesgo, y fecha de consumo preferente, que significa que una vez pasada la fecha no es perjudicial aunque pierde propiedades como el sabor, la textura…

Y ante todo previsión, si somos dos en casa compremos las raciones justas, comprar de más afectará a nuestro bolsillo y a nuestra salud, ya que es más difícil contenerse si tenemos productos como chocolate o dulces en el hogar.