Consejos Terapéuticos

Cómo hacer un precioso centro con flores de nuestro propio jardín

pink centerpiece

Los centros de flores son una opción decorativa con la que podemos dar vida a nuestras mesas y otros lugares del hogar. Es una excelente idea si preparemos en casa una comida para nuestros invitados y queremos hacer de la mesa un lugar muy especial.

Una opción cómoda, y que siempre nos hará quedar bien, es acudir a las floristerías a domicilio para que nos preparen y nos traigan a casa los centros de flores. Es la solución perfecta cuando no tenemos un jardín con flores que podamos utilizar para hacer los centros. Además les podemos pedir que nos traigan diferentes flores a casa para que nosotros mismos hagamos los centros de mesa. En estas floristerías realizan arreglos florales muy bien diseñados utilizando flores frescas de gran calidad y colores vivos.

Ideas para hacer el centro de flores

De todas formas, si tenemos un jardín en casa, podemos hacer nuestros propios centros de mesa. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el tamaño del centro, ya que no debe ser demasiado alto para que nos deje ver a los demás comensales. Tampoco debe ser muy bajo porque en ese caso podría molestarnos.

Si tenemos jardín elegiremos las flores y las ramas que más nos gusten y que mejor queden con la decoración de la casa y de la mesa, intentando que los colores sean armónicos. Los rojos, típicos de esta época, siempre quedan bien.

Lo primero es decidirnos por el lugar donde pondremos el centro, ya que tememos muchas posibilidades. De hecho podemos decantarnos por vasos de cristal o recipientes de hojalata, cerámica o madera.

Además, podemos adquirir en la floristería una esponja especial que colocaremos en el centro del plato que vayamos a utilizar para hacer el centro de las flores. Una vez mojada la esponja tenemos que poner las ramas, por ejemplo de hiedra, hoja de ficus o cualquier otra que nos parezca adecuada. Después podemos colocar capullos de rosas que siempre quedan estupendamente. Entre las plantas y flores del jardín, las más recomendables son los ciclámenes, las prímulas, las violetas, los narcisos y los jacintos.

Más ideas

Aparte de en la mesa, en otros rincones de la casa podemos poner jarrones o vasos de cristal y rellenarlos con piedras, que podemos pintar, y ramas secas, como una rama de palmera o algún tronco seco.

También podemos hacer un centro de flores sumergido en agua que queda muy bien y añadirle una vela, un toque precioso. Conviene elegir flores sin polen para que no enturbien el agua. Es importante asimismo que cortemos las flores frescas del jardín en diagonal para que puedan absorber el agua mejor.