Lacteos

Cómo incrementar el consumo de calcio (I)

productos lacteos

Hoy comenzamos a abordar un tema de gran interés especialmente para las mujeres: cómo concretar un aumento de la ingesta de calcio como una forma de prevenir la osteoporosis.

La genética y la falta de actividad física son factores de riesgo, y la ingesta diaria de calcio y vitamina D son también factores importantes en la prevención de esta enfermedad crónica que adelgaza y debilita los huesos en el cuerpo. Las fracturas de huesos, especialmente de la pelvis y los huesos largos de las piernas, son comunes en mujeres mayores que padecen osteoporosis.

Muchos alimentos son ricos en calcio, tales como los productos lácteos: leche (leche descremada, 1%, 2% o leche entera), queso, yogur, kéfir, etc. Sin embargo, estos alimentos suelen evitarse por su contenido de grasa, y los inconvenientes que llega a provocar algunas veces la lactosa sobre la digestión.
Una opción alternativa son alimentos especialmente fortificados con calcio como bebidas de soja y jugos de naranja, sin descartar por supuesto las lentejas y los frijoles también son buenas fuentes de calcio.

En nuestra próxima entrega, continuamos analizando más opciones para que el fantasma de la osteoporosis no sea una preocupación para ti.