Consejos Terapéuticos

Cómo reducir el olor y el sabor del pescado

Fish and chips

Muchas personas no toman pescado porque el olor y el sabor les parece demasiado fuerte. Veamos algunos consejos para evitar que rechacen este importante alimento que se debe consumir un mínimo de dos veces a la semana.

A la hora de la compra se puede elegir pescado blanco como la merluza o el lenguado, ya que el pescado azul, como el salmón, los boquerones y el atún, tiene un olor y un sabor más intenso. Es importante que tras la compra guardemos el pescado en la nevera, como máximo un día, si no hay que congelarlo. Si queremos evitar olores antes de meterlo en el frigorífico debemos limpiarlo bien, quitarle las vísceras y ponerlo en un envase que cierre herméticamente.

En el momento de presentar el pescado podemos acompañarlo de diferentes salsas, como la mayonesa, la salsa verde y la bechamel, que ayudan bastante a disimular el sabor y el olor.

Además la forma de prepararlo influye en la intensidad del pescado, por eso lo podemos cocinar empanado, rebozado, al horno o en papillote, lo que hace que sea mejor aceptado porque el sabor es más suave. El olor también lo podemos reducir si lo maceramos con limón antes de cocinarlo o le añadimos un poco de albahaca. Otra opción para disimular el sabor puede ser preparar el pescado con alimentos como la pasta o el arroz.

En otros casos muchas personas no toman pescado porque dicen que no sabe a nada. Si queremos incrementar el sabor lo mejor es utilizar ingredientes como las especias, las hierbas, el aceite de oliva virgen, el ajo y la cebolla.

En la cocina si queremos evitar el olor a pescado cuando lo freímos tenemos que untar el pescado con limón o poner en la sartén una corteza de limón y un diente de ajo partido.