Proteinas

Componentes clave en la riqueza nutricional del Amaranto

En nuestro post anterior dedicado a aprender  cómo se cultiva el amaranto, cerrábamos destacando que uno de los puntos importantes a señalar es su riqueza en ciertos minerales  imprescindibles: calcio, potasio, hierro y magnesio  a quienes se suman fibras dietéticas, lisina y los ácidos grasos saturados. La propuesta de hoy es analizar con mayor detalle cómo cada uno de esos componentes contribuye al valor nutritivo de este  cereal

* Lisina; es un aminoácido esencial que ayuda a la formación de otros aminoácidos. Está estrechamente vinculada a anticuerpos que forman el sistema inmunológico del cuerpo. También ayuda en la formación de colágeno, que es el componente básico del tejido conectivo , de huesos y cartílagos.

* Calcio; es esencial para fortalecer los huesos y en la lucha de  prevención de la osteoporosis.

* Hierro; es un componente de la hemoglobina, un compuesto presente transporte de oxígeno en los glóbulos rojos (GR). La deficiencia de hierro en el organismo causa la anemia. El hierro es también esencial para la formación de los músculos y la salud.

* Potasio y Magnesio; el potasio es esencial para el buen funcionamiento de los músculos y la transmisión de los impulsos nerviosos, mientras que el magnesio es esencial para tener huesos fuertes.


* Fibra dietética;
son fibras solubles que regulan el nivel de glucosa en la sangre al hacer más lenta la digestión de los alimentos en los intestinos. Los carbohidratos ricos en fibras, pobres en calorías son esenciales para una dieta saludable.

En el próximo y último post dedicado al Amaranto, veremos cómo cocinarlo.

Imagen: elnuevoagro